qué tener en cuenta al comprar un coche de segunda mano

¿Qué tener en cuenta antes de comprar coches de segunda mano y ocasión?

Coches de segunda mano y ocasión: detectar la oportunidad | 5 preguntas clave para indagar al vendedor o agencia del coche de segunda mano | Qué mirar en un coche de segunda mano antes de señarlo ¡Por muy barato e impecable que luzca!

¿Qué tener en cuenta antes de comprar coches de segunda mano y ocasión?

La decisión está tomada: comprarás un coche de segunda mano pero… ¿Sabes lo que conviene tener en cuenta?

En ocasiones tenemos una idea inicial pero es necesario hacer un repaso consciente de los puntos claves para comprar de forma inteligente y evitar dolores de cabeza a futuro. 

Coches de segunda mano y ocasión: detectar la oportunidad

Para acertar en la elección al comprar coches de segunda mano en España debes distinguir entre las múltiples ofertas que se presentan tentadoras. 

Coches más o menos baratos hay en todos lados: Barcelona, Madrid o donde vivas pero ¿Estás dando en el blanco con la compra?

Para comenzar, contar con datos objetivos hará que tu decisión sea más fácil. Registra la información recogida a medida que des con ella y en el mismo soporte: tu libreta electrónica, tu móvil o un cuaderno en papel, lo que te resulte más cómodo. 

Esto facilitará la comparación posterior, ya que la primera recomendación es no quedarse con los primeros candidatos: un coche usado o de segunda mano tiene que reunir muchas más cualidades que solamente ser “barato“. 

coches de segunda mano

En principio, si ya tienes una idea acerca de qué marca o modelo quieres, o llegas al momento de comprar tu coche de segunda mano y ocasión con la recomendación de hacerlo en una agencia en particular, ya tienes una parte de la selección hecha.

Deberás elegir, por ejemplo, entre los coches que se venden en Barcelona de ese modelo en concreto, los mejores candidatos: el universo queda recortado con más facilidad. 

Si por el contrario, quieres investigar un poco antes de decidir qué modelo de coche de segunda mano buscas, examina contigo mismo los motivos de esta compra: ¿Quieres un vehículo  más grande? ¿Quieres tu primer coche? ¿Necesitas llevar mercadería? ¿Trasladar niños? ¿Lo harás por la zona de bajas emisiones? etc. 

La función que le darás introduce los requerimientos excluyentes al tomar o descartar opciones entre los coches de segunda mano y ocasión que se te ofrezcan. Y esto es lo que resultará clave para que realmente sea una oportunidad para tí.

5 preguntas clave para indagar al vendedor o concesionario del coche de segunda mano

De ser posible es recomendable averiguar sobre el uso que le dio al coche su primer dueño. 

Saber, además, qué cambios tiene con respecto a los componentes originales: qué servicios de mantenimiento o reparaciones tuvo que realizarle y si se puede, es óptimo contar con boletas, documentos y garantías vinculadas a estos trabajos que eventualmente se le hicieron al vehículo.

Entre los interrogantes clave antes de comprar un coche de segunda mano y ocasión no deben faltar los siguientes:

  1. Por qué vende el automóvil
  2. Cuántos propietarios ha tenido
  3. Si tuvo accidentes de importancia
  4. Si el coche quedaba estacionado en la calle o en un garaje
  5. Si tiene comprobantes de servicios y reparaciones realizadas hasta el momento

Etiquetas: un tema clave a la hora de comprar

La Dirección General de Tráfico creó un sistema de identificación de los vehículos menos contaminantes que es vital tener en cuenta a partir de la creación de las zonas de circulación restringida.

Si estás por comprar un coche usado, más allá de que vaya a usarlo o no en la ZBE, es deseable verificar que su etiqueta: además de bien asignada, sería bueno que esté dentro del grupo de etiquetas habilitadas para circular en ella. 

De este modo, evitarás que el coche de segunda mano tenga una vida útil corta o limitada por no poder circular en todo el territorio. 

Para hacer un repaso rápido: las etiquetas ECO son para modelos híbridos y los que se alimentan a gas. Las etiquetas CERO pertenecen a los híbridos enchufables y los puramente eléctricos. Éstas están y estarán habilitadas allí.  

Entre tanto, las etiquetas C y B, que aún pueden circular, podrían ser afectadas por las medidas a futuro en 2023 y 2024. 

Los coches con distintivo medioambiental B son los que se alimentan a gasolina y están matriculados del 2000 en adelante, y aquellos diésel matriculados desde 2006. También los de más de ocho plazas y transporte de mercancías, matriculados a partir de 2005. 

Los que llevan etiqueta C si son los de esta misma categoría pero matriculados a partir de enero de 2006. 

¿Y si el vehículo no tiene etiqueta? Es el caso de muchos coches usados familiares, pero ¡No desespere! Esto se puede tramitar fácilmente a través de Oficinas de Correos, gestores administrativos y otras entidades autorizadas.

Este punto quizás deba ser motivo de negociaciones para que se lo entreguen con la etiqueta que le corresponda. 

Qué mirar en un coche de segunda mano antes de señarlo ¡Por muy barato e impecable que luzca!

Si ya tienes en la mira tu posible candidato, debas o no vender también tu coche para comprar, tendrás que examinar bien el motor: comprueba si no tiene golpes internos alrededor y si su estructura está intacta. 

En cuanto a la parte del exterior, si ves que el coche de segunda mano es barato porque tiene algunos detalles en la pintura y sirve para negociar el precio ¡adelante!

No obstante:  atención con los golpes más fuertes porque podrían haber afectado algún mecanismo vital para el coche. 

Siempre busca asimetrías en la carrocería: si está “torcido“ un faro con respecto a otro o si el parachoques presenta alguna alteración en el color o presenta abolladuras que no permita cerrar bien alguna puerta o el capó. 

Chequea todas las molduras, las luces, los cierres y los mecanismos del coche de segunda mano y ocasión: es el momento de señalar las fallas o faltantes.

Si la transacción es en Barcelona, Madrid o una gran ciudad no tendrás inconvenientes en conseguir los repuestos, pero le corresponde al vendedor entregar la unidad de segunda mano en ciertas condiciones pactadas. 

Presta atención a las modificaciones estilo “tuning“ de las ópticas traseras: podrían ser reemplazadas cuando las originales sufrieron daños. 

Óyelo sonar: enciende el coche, déjalo un rato en marcha y verás como el proceso de arranque responde, si se oyen ruidos o se escucha la correa de distribución en mal estado. 

También consulta por las llantas, los cambios ocurridos en los últimos años y los kilómetros que el coche de segunda mano tiene recorridos. 

Por último, quítate todas las dudas con un especialista y felicidades ¡Con estos consejos seguramente será el coche de segunda mano que buscabas!